El Caso DNE: constancia ante el país del senador Hernán Andrade

El Caso DNE: constancia ante el país del senador Hernán Andrade

CONSTANCIA PÚBLICA ANTE EL PAÍS
Sentencia de la Corte Suprema, investigación preliminar por hechos de la DNE

 

Señor presidente del Senado, respetados colegas, señores periodistas…

Durante siete años casi exactos, en mi condición de Senador de la República y dirigente del Partido Conservador, afronté una exhaustiva investigación preliminar de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ante denuncias hechas por el entonces Director Nacional de Estupefacientes, Juan Carlos Restrepo, quien recogió testimonios y escritos confusos, incluso algunos anónimos, para aseverar que yo habría influido nombramientos de depositarios de bienes, y que me habría beneficiado de los ingresos de algunos predios.

Hoy, siete años después no solo de estar respondiendo a los honorables magistrados de la Corte cada uno de sus requerimientos, sino también de soportar toda clase de especulaciones dañinas para mi nombre y el de mi familia en los medios de comunicación, tengo todos los argumentos – como los he tenido siempre – para reclamar con toda seguridad el respeto a mi buen nombre y mi honra, respaldado en otra sentencia contundente del más alto tribunal de la justicia ordinaria.

De lo que el señor Restrepo denunció en mi contra, ha concluido la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia:

“LA CONDUCTA ATRIBUIDA AL SENADOR ANDRADE SERRANO NO HA EXISTIDO” porque “los elementos de convicción reseñados desvirtúan las manifestaciones que el Director Nacional de Estupefacientes hiciera en la denuncia con base en la información VERBAL y escrita recibida de varios servidores, empezando por la supuesta influencia del Senador en la designación de depositarios, pues según lo visto, no tiene vinculación alguna con éstos ni con los bienes”.

Incluso, señala la Corte que uno de esos bienes, una finca en el municipio de Pitalito, ni siquiera fue adjudicada a quien supuestamente yo recomendaba, pues estaba invadida desde hacía más de diez años. No existe prueba alguna, dice la Corte, de mi cercanía con el depositario, y éste no pudo asumir la administración de la “finca “La Cabaña” y como tal, ningún provecho económico o de otra índole podría derivar de ella Andrade Serrano”.

Los señores magistrados también corroboraron que mis visitas a la entonces Dirección Nacional de Estupefacientes, las hacía acompañando a alcaldes, concejales, diputados y funcionarios “quienes expresaron haber recibido la colaboración del funcionario aforado (senador Hernán Andrade) para obtener ayudas en beneficio de sus comunidades”.

Se dijo, por diversos medios y filtraciones, que yo manejaba depositarios de la DNE a través de un tal “hombre del maletín”. Pues la Corte verificó con tareas de la Policía Judicial, y así lo expresa en su sentencia, que esa persona ingresó solo una vez a mi oficina del Congreso de la República y que ningún trato tuve con él pues me hallaba en la ciudad de Valledupar. Y que tal visita fue más de un año después de que ocurriera el caso de la finca de Pitalito.

Y sobre otra persona, Aniano Iglesias Flores, de quien el entonces director de la DNE, Juan Carlos Restrepo decía en su denuncia que yo había influido para que lo nombraran como depositario de numerosos bienes en la Costa Atlántica, la Corte Suprema es contundente, después de escuchar a varios exfuncionarios de la DNE y al mismo Iglesias, confirmando como lo dije siempre:

Que yo no conocía a esa persona

Que nada tuve que ver con sus designaciones como depositario

Que quien sí reconoció que lo recomendaba, fue un exfuncionario de la DNE, Pulio Orlando Melo

Finalmente, ha dicho la Corte que debe indagarse un presunto incremento patrimonial injustificado en mis cuentas. Aunque ya entregué un completo soporte contable que justifica sin duda ninguna cada uno de mis ingresos, por razones procesales la Sala Penal lo evaluará en un nuevo radicado.

De esta manera, señor presidente del Senado, respetados colegas, señores periodistas: mi nombre y el de mi familia siguen en limpio, estoy aquí como siempre con la frente en alto dando cuenta permanente y pública de mis actuaciones.

Nada irregular, nada ilegal hice ante la Dirección Nacional de Estupefacientes. Lo que hice y he hecho ha sido servirles a decenas de alcaldes, concejales, diputados y toda clase de funcionarios, de todos los partidos y de las regiones que han acudido a mí para sus proyectos de beneficio general.

Nada tengo qué ocultar. Mis cuentas están y han estado al escrutinio de la ciudadanía y de la Corte Suprema de Justicia.

Espero que los medios de comunicación sean ecuánimes y equilibrados en publicar esta sentencia favorable por los hechos de la DNE, como lo han hecho durante estos siete años con toda clase de conjeturas y especulaciones alrededor de estas denuncias que no tenían ningún sustento.

Mil gracias a todos
Bogotá D.C., 20 de marzo de 2018

 

HERNÁN FRANCISCO ANDRADE SERRANO
Senador de la República
 
Créditos: fotografía tomada del portal oficial del Senado de la República www.senado.gov.co