¡El IVA no va! Bancos y petróleo, nuestra apuesta: David Barguil

¡El IVA no va! Bancos y petróleo, nuestra apuesta: David Barguil

Han sido días de arduo trabajo hasta lograr un acuerdo entre los ponentes de la ley de financiamiento y el Gobierno Nacional para tener una reforma que realmente le sirva al país y proteja a la clase media y a los sectores más vulnerables de la sociedad. La gran noticia es que definitivamente no se gravará con IVA los bienes básicos de la canasta familiar, hecho que demuestra que los colombianos fueron escuchados. Además, se hicieron otras importantes modificaciones para iniciar con el estudio del proyecto y poder tener aprobada la reforma antes de finalizar este año.

Lo primero y para muchos lo más importante es que logramos entre todos los sectores ponernos de acuerdo para que no se amplíe el IVA a los bienes básicos de la canasta familiar. Es decir, no se gravará ningún producto nuevo de la canasta familiar, como se había contemplado inicialmente. Ni el arroz, ni el queso, ni la carne, ni el tomate, ni la cebolla, ni la papa, ni ningún otro producto considerado bien básico será gravado con IVA.

El siguiente acuerdo conseguido es que las personas con mayores ingresos en Colombia deberán contribuir a financiar el presupuesto. Como primera medida, se cobrará un impuesto al patrimonio con una tasa de 1,5% a partir de $5 mil millones. Este tributo se ha conocido como “impuesto a la riqueza”. Como segunda medida, logramos aumentar la tarifa del impuesto a los dividendos al 15% a partir de $10’281.000, es decir, este cobro irá para los accionistas de las grandes compañías y no para aquellos que tienen pocas acciones. Actualmente, este impuesto en nuestro país va del 5 al 10%, pero demostramos que se debe subir la tasa para seguir el modelo implementado en Estados Unidos, Francia, España y Chile donde los empresarios con mayores recursos contribuyen más al Estado.

El tercer acuerdo consiste en un gran esfuerzo por parte de la DIAN para aumentar su recaudo a través de un programa de normalización que se pondrá en marcha por medio de la ley de financiamiento. Esta normalización tributaria tiene el fin de complementar el recaudo por impuesto de renta y patrimonio frente a los contribuyentes que hubieran omitido activos o incluido pasivos inexistentes para reducir sus obligaciones con el Estado. La tarifa sería del 13% y, además, cabe la posibilidad de una amnistía -respetando los límites de la sentencia C-060 de 2018 de la Corte Constitucional- para que los deudores morosos se pongan al día.

 

Ahora bien, la próxima semana que inicia el debate de esta reforma tributaria vamos a plantear una sobretasa en renta al sector financiero y al sector minero-energético. El año pasado la tasa fue del 40% y en el proyecto actual se baja al 30% para todas las empresas, lo que consideramos inadecuado para estos dos sectores en particular. El sector financiero ha crecido 4 veces por encima de lo que ha crecido el PIB en los últimos años y el sector minero-energético viene recuperándose fuertemente y puede llegar a aportar mucho más al Estado colombiano.

Para finalizar, vamos a corregir un tema que encontramos en este proyecto de financiamiento que afectaría los recursos destinados a importantes proyectos del Ministerio de Cultura y Coldeportes. En la iniciativa proponen eliminar el gravamen del 4% que actualmente se les cobra a los servicios de telefonía móvil, datos, internet y navegación móvil, cuyo recaudo se destina a financiar la actividad cultural, preservar el patrimonio de las regiones y apoyar a nuestros deportistas. Afortunadamente, ya logramos un consenso entre los ponentes y el Gobierno para que esta propuesta no sea incluida en el texto que vamos a discutir a partir del próximo martes.

Los acuerdos que alcanzamos con el Gobierno Nacional son una muestra del talante democrático del presidente Iván Duque, una persona que escucha a todos los sectores de la sociedad y toma sus decisiones pensando en el bienestar de los ciudadanos. Además, estamos apoyando los esfuerzos que contempla la iniciativa para fortalecer a los sectores productivos y, de esta manera, generar crecimiento económico.

Espero -y creo que así será- contar con el respaldo de los distintos partidos políticos para que hagamos realidad mi propuesta de una sobretasa en renta a los sectores financiero y minero-energético. Tengan la certeza que seguiremos trabajando para tener una ley de financiamiento que cumpla con las necesidades fiscales, pero no golpee el bolsillo de los más vulnerables ni la clase media.