En carta al ex presidente Andrés Pastrana “Rechazo expresiones injuriosas e irrespetuosas para con el Partido Conservador”. Presidente Hernán Andrade

En carta al ex presidente Andrés Pastrana “Rechazo expresiones injuriosas e irrespetuosas para con el Partido Conservador”. Presidente Hernán Andrade

 

Carta Abierta al ex presidente Andrés Pastrana Arango

 

Bogotá, 28 de junio de 2017

Señor
Andrés Pastrana Arango
Ex Presidente de la República
Ciudad
 
Señor Ex Presidente:
 
Con la consideración que me merece su dignidad de ex mandatario, me veo obligado a rechazar las expresiones injuriosas e irrespetuosas que ha tenido usted en los últimos días para con el Partido Conservador, tras hacer pública su decisión  de buscar una alianza con el ex presidente y senador Álvaro Uribe Vélez.
 
Como ciudadano, por supuesto está Usted en toda la libertad de decidir y de hacer públicas sus decisiones políticas. Y está también en libertad de tener desacuerdos u observaciones críticas sobre el Partido Conservador, observaciones que, con el mayor gusto, hemos estado abiertos y dispuestos a oír, y hemos oído con atención de parte de otras personas que se han acercado a formularlas. Es lamentable entonces, que haya elegido Usted el camino de la descalificación y de la injuria en lugar del camino del diálogo político. Insisto: nada le obliga a permanecer en esta casa, pero las mínimas normas de comportamiento civil indicarán una expresión más respetuosa de sus desacuerdos, y un diálogo sobre los mismos.
 
Nos produce profunda tristeza, además, constatar que la razón por la cual Usted cree tener derecho a injuriarnos es el apoyo que hemos dado al proceso de paz. Debe quedar claro que de ese apoyo nos sentimos orgullosos: cada vida que se ha salvado, cada joven colombiano que ha escapado a ser herido en combate, cada población que ha evitado la ruina, cada habitación del Hospital Militar que queda vacía, cada parcela campesina que ahora se cultiva con esperanza y cada víctima que tendrá ahora el derecho a conocer la verdad: todos y cada uno de ellos son nuestras razones de haber apoyado esta negociación. Produce tristeza constatar que, en su caso, la soberbia personal le gana al amor por la vida y por la paz.
 
Su posición produce ademas una gran perplejidad. ¿No puso acaso Usted en marcha un proceso de paz en el que hubo entrega efectiva, total y material de parte de nuestro territorio a Las FARC?; ¿no tuvimos que soportar los colombianos cuatro años de secuestros, asesinatos, narcotráfico y todo tipo de abusos, de parte de quienes cómodamente se refugiaban en el Caguán? y se refigiaban allí, mientras Usted se disponía a entregarles mucho más de lo que se entregó en este proceso, a hacer concesiones que en el proceso reciente ni siquiera se consideraron, e incluso a abrir a Las FARC las puertas del poder constituyente. Fueron las circunstancias trágicas de la vida nacional las que impidieron que Usted lo hiciera, pues el piso político de su proceso se agotó.
 
Nos preguntamos, también, lo siguente: si en su concepto esta bancada parlamentaria es tan poco merecedora de respeto, ¿por qué nos buscó con tanto ahínco cuando le éramos útiles para impulsar su agenda legislativa, o para sostener su fallido proceso de paz? Nos preguntamos también si estas opiniones suyas se extienden al doctor Juan Camilo Restrepo, quien como ministro suyo trabajó día y noche para enfrentar la peor de las crisis económicas y bancarias, y hoy dirige el esfuerzo de búsqueda de paz con el ELN, esfuerzo que, hemos de inferir, Usted también descalifica.
 
Ratificamos nuestro apoyo a la negociación que culminó con el acuerdo de paz, la desmovilización de Las FARC y la entrega de armas. Pero ya consumados esos pasos, lo que nos corresponde ahora es ejercer vigilancia crítica y control político con la implementación del proceso, y así lo hemos hecho: exigiendo que no se abuse del fast-track, demandando más examen para proyectos como las curules especiales, y sobre todo, haciendo sonar las alarmas sobre el crecimiento desbordado de narcotráfico, los cultivos ilícitos y el microtráfico.
 
Aprovechamos para manifestar al doctor Álavro Uribe Vélez que esta bancada y este partido se sienten orgullosos de haber apoyado su Política de Seguridad Democrática, la cual sacó al país de la pesadilla del Caguán, nos devolvió a todos la esperanza, y dio a los colombianos nueva fe en el ejercicio constitucional de la autoridad. Jamás dejaremos de reconocer la labor histórica que el hoy senador Álavro Uribe Vélez hizo por nuestro país.
 
Reiterando nuestro llamado a que se respete al Partido Conservador, y a que no tramite sus diferencias políticas mediante el lenguaje de la exclusión, el capricho y la injuria, me suscribo de Usted, atentamente,
 
 
Hernán Francisco Andrade Serrano
Senador de la República
Presidente del Partido Conservador Colombiano