Enérgica defensa de Miguel Barreto a textileros y confeccionistas en el Congreso

Enérgica defensa de Miguel Barreto a textileros y confeccionistas en el Congreso

Frente a ministra de Comercio, Barreto reclamó medidas urgentes para que sector no desaparezca.

El Representante a la Cámara, Miguel Barreto, hizo una defensa frontal del sector textil-confecciones en el marco del debate de control político, adelantado en la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes; con asistencia de la Ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Lorena Gutièrrez, empresarios de Antioquia, Santander y Tolima; al igual que varias de las autoridades que tienen relación con esta Industria.

En una argumentada intervención, Miguel Barreto fue enfático en afirmar que la problemática pone en peligro la economía doméstica y la estabilidad social de ocho millones de colombianos que directa o indirectamente dependen de esta actividad.

Tras denunciar la falta de control al contrabando técnico por parte de la DIAN, la falta de políticas en materia arancelaria y la ausencia de medidas contundentes para proteger la industria nacional; Miguel Barreto sugirió adoptar acciones que frenen la apocalíptica proyección de los empresarios,  que sugieren que la industria quebraría en un año.

El Representante del Tolima sostuvo, con vehemencia, que no es cierto que la Industria no sea competitiva, “cuando el gobierno no ha hecho lo necesario para que lo sea”.

Miguel Barreto propuso, entre otras, 4 acciones que según él son de urgente aplicación por parte del gobierno nacional:

Primera, un arancel transitorio del 40% a la importación de prendas;  Segunda, que la DIAN haga la tarea de minería de datos desde las plataformas digitales, que se nutren con información oficial, para que no se siga lavando dinero, frente a la mirada pasiva de las instituciones.

Tercera, que las todas las fuerzas militares tengan facultades para ejercer control y esa responsabilidad no sea sólo de la policía fiscal y aduanera; y cuarta que se avance en un verdadero programa de formalización de esta industria porque “ni siquiera el 30% de los empresarios están formalizados”.