Pensamiento y doctrina

¿Qué es el Partido Conservador?

¿Qué es el Partido Conservador?

Es una asociación libre de personas que comparten un pensamiento sobre la función política, una historia y una tradición. El nombre de Conservador, impuesto por Ospina y Caro, significa que quienes pertenecen al Partido desean conservar la civilización, la cultura y los valores esenciales de la nacionalidad.

Funciones

Transmitir la doctrina, tradiciones y valores conservadores. Agrupar a los que comparten aquellas, representar ante el poder público la opinión de los conservadores, articular los intereses generales de la ciudadanía, preparar los cuadros directivos, gobernar de acuerdo con sus postulados y ejercer la crítica y la oposición constitucional a los gobiernos cuando realmente deben hacerlo.

¿Existe un Dogma Conservador?

El conservatismo no es dogmático, lo que ofrece es un pensamiento coherente y lógico sobre la vida, acerca del cosmos, sobre Dios, sobre el hombre y la sociedad y en relación con la función política. Esas ideas generales son el resultado de la reflexión de los más grandes filósofos durante miles de años, pero no son perfectas y evolucionan con la experiencia social.

¿Por qué se acusa a los Conservadores de reaccionarios?

Cuando apareció la filosofía política liberal en Francia, en el siglo XVII, representada en el racionalismo y la Ilustración, las ideas conservadoras eran muy antiguas y por ello los defensores de estas filosofías clásicas fueron consideradas como anticuadas. El tiempo ha demostrado que el pensamiento clásico perdura, resiste el paso de los siglos y supera a las modas intelectuales.

¿Cuáles son los grandes principios del Conservatismo?

Estos son algunos de los principios centrales:

  1. Dios es el centro del universo.
  2. Existe un orden natural y una Ley natural de la humanidad.
  3. La persona humana tiene dignidad y debe respetarse.
  4. Existe una moral universal y unos valores éticos culturales.
  5. La razón humana tiene límites.
  6. El hombre es libre de hacer el bien o el mal.
  7. Los grandes maestros son la civilización, la cultura y la tradición.
  8. La estabilidad social requiere legalidad y autoridad fuerte.
  9. La propiedad privada es un derecho natural y cumple una función social.
  10. La equidad y la justicia social reflejan la solidaridad y el amor cristiano.
  11. La autonomía local y la desconcentración del poder son importantes para preservar el orden y la tradición.

¿Somos los Conservadores realistas y pragmáticos?

Desde el siglo XIX se dice que los conservadores somos pragmáticos y no presentamos mucha atención a lo ideológico. Esto, porque el conservatismo inglés nació como una reacción a las ideas liberales de la revolución francesa y por eso se le llamó el enemigo de la utopía y de la especulación filosófica. Es verdad: el conservatismo es pragmático, mira la realidad social y las circunstancias políticas, lo cual de ninguna manera significa que carezca de una ideología propia. Por el contrario, la tiene y orienta toda su actividad política en torno a ella.

¿Cuáles son los valores que más defiende el Conservatismo?

Además de ciertas ideas generales o filosóficas, el Conservatismo defiende unos valores que considera indispensables para la estabilidad social, el continuo proceso de la nación y la realización del individuo como persona. De los valores conservadores los siguientes son los más importantes:

  1. La libertad y los derechos fundamentales.
  2. La estabilidad, el orden y la autoridad.
  3. La justicia social y la solidaridad.
  4. El desarrollo y el crecimiento de la economía.
  5. La virtud personal

¿Existen diferencias con el Liberalismo?

Existen diferencias puntuales y de aproximación. Los partidos defienden la libertad, los derechos fundamentales, la democracia, el progreso y la vigencia del régimen constitucional. El Conservatismo es cercano a la autoridad fuerte, al cumplimiento estricto de las normas y los deberes, a lo religioso, al orden, a la observancia de los preceptos morales universales, a la estabilidad y a la tradición. Si el liberalismo es el partido de los derechos, el conservatismo es el del orden y la tradición.

¿Es el Conservatismo Aristocrático?

Se nos ha acusado injustamente de ser aristocráticos, de defender los grandes terratenientes y proteger los privilegios de la oligarquía. Nunca los Conservadores hemos defendido a los de arriba, aunque creemos que la alta dirigencia política y social debe sobresalir por su disciplina, estudio de los problemas, compromiso y méritos. Tal vez desde el punto de vista intelectual y espiritual se nos pudo considerar aristocráticos, pero no en lo económico y en lo social.

¿Qué opinan los Conservadores de la Democracia?

Creemos que es el mejor de los sistemas de gobierno porque tiene su fuerte de legitimidad en la nación, es decir, en el pueblo, con su cultura, sus creencias, tradiciones y valores. Creemos en una democracia real y no formal, es decir participativa, que no se limite a rituales electorales, que traspase lo político, que sea ciertamente pluralista y por ello que ofrezca al elector diferentes alternativas.

¿Qué es la cultura de la Democracia?

La democracia no es solamente un método de gobierno sino un modo de vida político del individuo y de la familia. Y ello es tal vez es lo que más atrae al Conservador. La democracia no es solamente ideas sino también unos valores de la vida cotidiana. Participación ciudadana en los asuntos locales y nacionales, ejercicio de los derechos individuales, cumplimientos de los deberes y obligaciones con la sociedad y la patria, tolerancia con las ideas de los demás, interés por lo público y perfeccionamiento de las virtudes ciudadanas.

¿Es el Conservatismo un partido confesional Católico?

El Partido Conservador cree en la religión como factor de espiritualidad y de armonía del individuo y de la sociedad. El conservatismo cree en la existencia de un creador del universo, alrededor del cual gira el pensamiento filosófico del cristianismo. Nos alimentamos de las doctrinas morales y sociales del catolicismo, pero no somos un partido clerical o confesional, sino una asociación política independiente. Religión y política independiente. Religión y política pueden coincidir pero cada uno tiene su esfera de actividad propia, que mutuamente debe respetarse.

¿Cree el Conservatismo en el uso de la fuerza para lograr el orden?

No puede confundirse la autoridad con la violencia. A los conservadores se nos ha endilgado ser violentos y autoritarios, lo cual constituye una distorsión de la realidad. Somos partidarios de la autoridad pero no del uso abusivo del poder y mucho menos de la violencia. Porque amamos la paz buscamos el orden; porque tememos a la violencia creemos en la justicia y en el imperio de la ley. La paz es posible cuando reina la solidaridad, la ley y la autoridad.

¿Qué significa la libertad para el Conservador?

La libertad es esencial para el pensamiento Conservador. Dios le ha dado al hombre libertad para actuar dentro o fuera del orden moral y para perfeccionarse. El Conservatismo se opone a la esclavitud, a la tiranía y a todo el sistema opresivo que atente contra la dignidad de las personas y contra su libertad.

¿Cuál es la posición Conservadora frente a los derechos humanos?

El Partido Conservador considera que naturalmente el hombre tiene derechos derivados de su condición de persona digna y libre creada por Dios. Para los Conservadores hay derechos fundamentales (esenciales para la vida digna) y derechos secundarios (importantes para una vida cómoda). Sólo en condiciones muy especiales, como la guerra, y siempre bajo tutela legal, el gobierno puede suspender temporalmente algunos de los derechos secundarios. Para el Conservador cada derecho tiene obligaciones correspondientes.

¿Cuál es el sentido de los deberes?

Jefferson reflexionó: “Mi derecho a batir mi brazo llega hasta la punta de la nariz de mi vecino”. Es decir, los derechos individuales terminan donde comienzan los derechos del prójimo. No hay, pues, derechos absolutos, ilimitados. Los Conservadores buscamos el justo equilibrio entre deberes y derechos, entre obligaciones y prerrogativas, teniendo en cuenta los conceptos de libertad y orden.

¿Cuál es la idea Conservadora sobre el orden?

El orden se antepone al caos y es la base de la estabilidad social, la cual se establece como condición de la paz y el progreso de la comunidad. Existe un orden natural al cual el hombre ha de procurar acercarse. Nada que más incomode al juicio conservador que una comunidad anarquizada y desorientada.

¿En qué consiste el Humanismo Conservador?

Contrario al humanismo que considera al hombre centro del universo y como acreedor de todas las prerrogativas, existe el humanismo cristiano, que considera la importancia de la humanidad dentro de la dimensión cristiana. El hombre es una ser histórico, y como tal, se debe al pasado. También es un ser social, y respecto a esto, tiene responsabilidades ante la sociedad.

¿Cuál es el valor de la ley?

El orden legal nace con el Estado. Es una fase de la civilización. Si el hombre fuera perfecto no necesitaría de la ley. Pero como naturalmente tiene inclinaciones, hacia el bien tanto como hacia el mal. En efecto, es necesario establecer normas de derecho positivo, que complementen o hagan explícitas las leyes naturales. Para el Conservador la ley es indispensable si deseamos mantener el orden. Esta debe ser universal, es decir, para todos. Clara y concreta. No admitir demasiadas interpretaciones. Impersonal y efectiva, que no sea un mero enunciado sino una fuerza productora de efectos jurídicos (derechos, castigo, etc.).

¿Qué significa la justicia?

Lo justo es lo que se acomoda a un orden de deberes y derechos, explicitados en la norma o en la tradición. La justicia consiste en dar a cada cual lo que le corresponde. Tal vez lo que más puede afectar el orden social es el deterioro de la justicia, pues esta situación derrumba la base de la armonía social. La mejor de las leyes no tiene fuerza ni sentido si no se complementa de un sistema jurisprudencial eficaz.

¿Por qué se llamó nacionalistas a los Conservadores?

Los Conservadores amamos la cultura nacional, veneramos nuestras raíces culturales, respetamos la historia, observamos las tradiciones y las costumbres. La nación es el pueblo con su cultura. Creemos en el mutuo respeto de los pueblos, no somos enemigos del extranjero, pero consideramos muy importante mantener un sano espíritu nacional, fundado en la cultura, la historia y las tradiciones.

¿Qué significa el bien común?

Debe existir una armonía entre el individuo y la sociedad. Ninguno prevalece sobre el otro. No obstante, siendo la sociedad el conjunto de personas, no es aceptable que los derechos, los caprichos o los intereses de un particular se impongan sobre los derechos colectivos. Debe pues, prevalecer el bien común y debería existir en cada individuo la conciencia del interés público. El Conservatismo rechaza la idea comunista de que el individuo sea una simple pieza de la maquinaria social porque esto lleva a la muerte de la libertad, la cual es fundamentalmente un atributo personal. Sin embargo no acepta la teoría de que el derecho individual es limitado.

¿Cree el conservatismo en la igualdad de los hombres?

Los hombres son iguales ante Dios y ante la ley, pero cada individuo es diferente a los demás gracias a la libertad que tiene para actuar bien o mal, para progresar o estancarse. No todos los individuos tienen la misma dotación intelectual, ni igual energía, ni la misma motivación, ni similar capacidad para el trabajo. Además, cada individuo pertenece a una familia, la cual es diferente a otras, inclusive en la fortuna económica. Los estratos sociales son una realidad innegable. El Conservador cree en la equidad. Es decir, en la existencia de unas condiciones de partida similares que corresponde al Estado garantizar dentro de la existencia de diversos estratos y la no existencia de disparidades aberrantes.

¿Cómo se logra la equidad?

Dando a todos condiciones de progreso, facilitando educación de aceptable calidad para los niños y jóvenes. Asegurando servicios de salud y procurando una nutrición adecuada para los menores, creando condiciones para que cada individuo pueda obtener un ingreso de su trabajo del cual pueda vivir; estableciendo planes de seguridad social para que cada persona o su familia reciban compensación en caso de pérdida de la capacidad de trabajo, o por la muerte del jefe de hogar, o en las enfermedades.

¿Cuál es la sociedad que vislumbra el Conservatismo?

Quisiéramos una sociedad ordenada, progresiva y justa. En la que cada individuo pueda realizarse en lo material, lo espiritual y lo moral. Una sociedad que aminore las diferencias naturales de riqueza. Donde no exista la pobreza y la gran mayoría pertenezca a lo que se denomina el estrato medio. Es una sociedad posible, no utópica; es el desarrollo alcanzado ya por muchos países, el cual ambicionamos, porque Colombia así lo demuestra.

¿Qué importancia tiene la propiedad privada?

La propiedad privada es la piedra angular del sistema de economía libre, factor de orden y de progreso. Cada individuo y cada familia, tienen el incentivo del ahorro y de la inversión en algún tipo de propiedad. Cada empresario debe acumular un capital que le permita respaldar sus negocios. Por ello el Conservatismo defiende categóricamente a la propiedad privada y desearía que cada familia tuviese acceso, por lo menos, a la propiedad básica, o sea, a la vivienda. Y en el campo a una granja de producción. El Conservatismo favorece al sector solidario, el cooperativismo y otras formas comunitarias de acceso al capital. También ve la necesidad de que se constituyan grandes capitales nacionales que hagan posible la inversión en actividades productivas.

¿Qué piensa el conservatismo sobre el capitalismo?

El capitalismo es un sistema económico de mucha efectividad para el crecimiento de la producción y la transacción de bienes y servicios entre los agentes económicos. Se gobierna por leyes del mercado, es decir, la oferta y la demanda. Y por algún tipo de intervención estatal en el mercado. El Conservatismo cree en la economía privada, en la competencia entre las empresas y en la existencia de unas leyes económicas. Pero no considera que el mercado sea perfecto. Por ello, en algunos casos se amerita la actuación del gobierno para evitar los efectos adversos de un mercado distorsionado, por ejemplo, por los monopolios.

¿Qué opinan los conservadores de los monopolios?

El monopolio no es bueno ni en manos de los particulares ni del mismo gobierno. A veces son necesarios, cuando no es posible la competencia, pero deben evitarse. Tampoco somos partidarios de la especulación. Por ello nuestro mayor respaldo es hacia la actividad eminentemente productiva.

¿Qué valor tiene el trabajo para los Conservadores?

El trabajo contribuye a crear riqueza, permite ingresos honestos a quien lo ejecuta y dignifica a la persona humana. Debe pues defenderse el trabajo productivo y honrado, fomentarse la creación de nuevos trabajos y proteger al trabajador de los abusos del patrono, de acuerdo con las normas laborales y los acuerdos internacionales.

¿Cómo ve el Conservatismo al movimiento sindical?

El Conservatismo cree que un sindicalismo fuerte y bien intencionado es elemento vital de la democratización de las relaciones económicas y la preservación del orden social. También justifica las huelgas cuando se basan en razones de justicia. El Conservatismo ve con escepticismo al sindicalismo politizado y rechaza algunas maniobras tendientes a lograr ventajas que van más allá de la ley y de lo justo por parte de directivos sindicales inescrupulosos.

¿Qué piensa el Conservatismo de los gremios?

Los gremios como el sindicalismo, cumplen la importante función democrática de defender unos derechos particulares y de representar a sectores productivos de la sociedad; lo mismo decimos de aquellas asociaciones de defensa de temas específicos, de la ONG y grupos similares de base. Nos oponemos a que actúen como partidos, pues así como su interés es “monotemático, los partidos deben ser multiclasistas y plurales”.

¿El Conservatismo se opone al cambio?

Por el contrario, afirma que “el cambio es ley de la naturaleza y su principal instrumento de conservación”. Lo que no aceptamos es el cambio por cambiar, fortuito, sin contenido ni propósito ni orden.

¿Qué importancia tiene la familia?

La familia es el núcleo social fundamental. El conservatismo está comprometido en la defensa de su unidad y de su bienestar. Un país donde los vínculos familiares son sólidos es un país igualmente fuerte y estable.
Conservatismo Siglo XXI
El Partido Conservador les propone a los colombianos, para el 2010, un contrato para hacer de Colombia un país donde se pueda vivir. Así se dio a conocer con la expedición, el 25 de mayo de 2001, de la Declaración de Anapoima, que luego se sintetizó en el documento:

El Conservatismo en el siglo XXI es?

Un Partido de avanzada que pretende estar a la vanguardia de los compromisos con la sociedad, en materia de paz y seguridad, modernización e institucionalización del Estado, lucha contra la pobreza y la ignorancia, y sin atadura alguna con privilegios ni privilegiados.
Un Partido que propone a los colombianos un Contrato por Colombia con plazo al 2010 para poder celebrar el bicentenario de la nacionalidad en una patria nueva donde se pueda vivir.
Un Partido que es el de los colombianos, porque todos ellos son Conservadores: Ninguno quiere destruir la patria ni destruirse a sí mismo.
Un Partido de orden, porque sabe que sólo en él se puede cultivar la libertad. Un Partido de derecho, porque sabe que sólo practicando los derechos humanos se alcanza la dignidad de la persona.
Un Partido que reivindica haber contribuido al menos en la mitad de los logros que ha alcanzado Colombia durante su historia, de los cuales deben sentirse orgullosos los colombianos, y con humildad reconoce los errores que como en toda obra humana haya podido cometer, y se propone corregirlos.
Un Partido urbano que se compromete con las necesidades de empleo, seguridad y vivienda que exigen las comunidades urbanas, y reivindica para sí los programas de vivienda de los gobiernos de Misael Pastrana con el UPAC, que le dio vivienda a un millón de familias colombianas e hizo a muchos colombianos propietarios a través del ahorro que ese sistema estimulaba; de Belisario Betancur con la casa sin cuota inicial y de Andrés Pastrana con la recuperación del mecanismo de financiación hipotecaria y a largo plazo, indispensable para generar ahorro y desarrollar la construcción.
Un Partido que ha convertido la paz en su mayor propósito político, con base en la tolerancia y la justicia. La misma paz de Guillermo León Valencia, y la del proceso de paz que inició Belisario Betancur, y que, en una persistente búsqueda de la solución política del conflicto, impulsó a su máximo estadio Andrés Pastrana.
Un Partido policlacista que entiende que la mejor manera de alcanzar la justicia social es protegiendo, extendiendo y consolidando la clase media, y dando oportunidades de acceso a ella a los estratos más pobres.
Un Partido comprometido con la educación y la tecnología. Forma colombianos del mundo preparados para competir exitosamente en el siglo XXI. Un Partido que utiliza el pleno empleo de la razón, como el ser de la política económica.
Un Partido que se declara sin enemigos distintos a la pobreza, la violencia y la corrupción. Un Partido de profundo contenido social que aspira a que cada familia colombiana sea propietaria, y que se compromete a luchar contra la acumulación de riqueza, para que la propiedad no sea privilegio de unos pocos.
Un Partido que concibe al Estado como dispensador de justicia y no como dispensador de beneficios particulares, a través de la práctica clientelista de la política.
Un Partido que sostiene que la Constitución del 91, si bien le reconoció derechos al ciudadano y a la sociedad, le quitó gobernabilidad al país. Por ello se impone una revisión profunda de la Carta y una reforma a fondo del Estado.
Un Partido que ha tenido su razón de ser en la defensa de la unidad nacional, y hoy la tiene en el armónico desarrollo de las regiones, para que la descentralización sea un instrumento eficaz que permita mejorar la calidad de vida de los colombianos. Un Partido que cree en Dios y persigue afianzar su presencia en la sociedad”.

Un partido útil

La seguridad democrática basada en el principio del orden, el ejercicio de la autoridad y el imperio de la ley ha sido, a través de la historia, el principal propósito del conservatismo, que la considera indispensable para construir equidad, generar desarrollo y empleo y mejorar la calidad de vida de los colombianos. Ésta seguirá siendo la senda sobre la cual el Partido promueva la construcción de una sociedad más justa.
El Presidente Uribe ha manifestado una clara concordancia con esas ideas y ello ha sido la base del apoyo que ha recibido de los conservadores. Es claro que mientras persista esa concordancia el apoyo ha de continuar. Ante la crisis del funcionamiento del Estado proponemos la formación de un Estado eficiente que pueda responder oportuna y adecuadamente a las necesidades y demandas de la sociedad actual.
Por ello, el Partido está y estará comprometido con la Reforma Política, la reconstrucción del sistema judicial, la profundización de la descentralización dentro de un esquema de responsabilidad y eficiencia fiscal e invitará a las fuerzas políticas a construir un gran acuerdo nacional para el diseño del nuevo Estado con una visión de lo que ha de ser Colombia, que garantice la estabilidad institucional y normativa gravemente afectadas.
Diseñar una economía humanista con profundo compromiso social que privilegie el desarrollo del capital humano, la competitividad, y la equidad social, es el reto inmediato del Partido para distanciarse de la catástrofe neoliberal y la utopía socialista. Para ello, su agenda legislativa y sus propuestas de políticas públicas tenderán a: Facilitar el acceso a la propiedad y al ahorro para garantizar estabilidad, es decir, hacer de Colombia un país de propietarios. Asegurar disciplina y responsabilidad fiscal. Crear un Fondo de Equidad Social que institucionalice proyectos ya iniciados con logros exitosos, dirigidos a la superación de la marginalidad y la miseria en sectores de población socialmente vulnerables.
Se recaba y exige del gobierno la continuación de programas iniciados en el gobierno anterior como los de familias en acción, jóvenes en acción, créditos a la mujer cabeza de hogar y apoyará iniciativas nuevas como el programa nacional de becas universitarias y los que tiendan a conservar a la niñez y a la juventud en la escolaridad. Se opondrá a cualquier aumento en la tributación o Abanderará iniciativas contra la discriminación. Apoyará la inversión del país en la nueva era del conocimiento. Promoverá la desconcentración de la inversión para que zonas geográficas hoy marginadas y ausentes entren a formar parte de la agenda del desarrollo nacional.
El fenómeno del desplazamiento constituirá preocupación en la agenda de economía social humanista del Partido.Continuará con su tradicional apoyo a programas de vivienda y crecimiento de la industria de la construcción y al sector agropecuario hoy seriamente amenazado por diversos factores.
La reforma en el quehacer político, la depuración de costumbres, la lucha contra la corrupción y la vigencia del Partido dependen de una reforma política estructural a fondo. Impulsar la Reforma Política ha sido iniciativa conservadora y ésta es una bandera que mantendremos.
La lista única, el umbral y el voto preferente, entre otros, son propuestas que el Partido mantendrá y defenderá unificadamente. El marco de la reforma política lo asumiremos internamente y por ello emprenderemos la tarea de construir colectivamente un código de buen gobierno que regule el comportamiento y las reglas de democracia interna del Partido.
Así haremos de la transparencia de nuestro ejercicio político la fuerza central sobre la cual consolidaremos la credibilidad pública de nuestra colectividad.
La Academia del Pensamiento Conservador y Humanista se convertirá en un espacio de reflexión y principal herramienta para la definición de las políticas públicas, el desarrollo de la agenda legislativa propia, el posicionamiento a asumir frente a temas tales como la inserción del país en la globalización y en la integración.
El Directorio Nacional continuará promoviendo la conformación y acción de los parlamentarios como bancada con posiciones y planteamientos compartidos y comunes, los acuerdos con los movimientos afines para fortalecer la unidad nacional y la vinculación de las nuevas generaciones y de las mujeres a un Partido sólido, proactivo y sobretodo, útil para el pueblo colombiano.