“Quedó en evidencia que el Igac advirtió y la Alcaldía no acató”: Miguel Barreto

“Quedó en evidencia que el Igac advirtió y la Alcaldía no acató”: Miguel Barreto

El representante y senador electo lideró en el Congreso de la República el debate al Igac por el incremento desmesurado del impuesto predial en Ibagué y otras ciudades del país.

El representante a la Cámara Miguel Ángel Barreto llevó a cabo el debate de control político al director Nacional del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac), Juan Antonio Nieto Escalante, en búsqueda de encontrar soluciones frente a la problemática del incremento desmesurado del impuesto predial en Ibagué y el país.

La antesala

“Lo que nosotros buscamos es un camino donde haya respuestas a las preguntas que tienen los ibaguereños, los tolimenses y los colombianos, pero también queremos soluciones. Nosotros no buscamos un enfrentamiento o una gallera de pelea, sino ver cómo solucionamos entre todos esa incertidumbre que hay en Ibagué y el país”, aseguró el senador electo.

El gigantesco incremento del impuesto predial no solo tiene en crisis a la capital del Tolima, sino a ciudades como Tunja, Floridablanca y Bucaramanga, donde se ha puesto en jaque el bolsillo de los ciudadanos. El interrogante para muchos sectores de la opinión pública es por qué, si existen unas reglas claras en el orden nacional para controlar el tema tributario en el país.

“Nosotros le preguntamos al Director por qué se le salió de las manos esta situación si están establecidos los procedimientos. Primero, cada cinco años hay que hacer actualización catastral; segundo, las tarifas están estipuladas y van del cinco al 16 por mil; tercero, sabemos quien es el responsable del recaudo del impuesto predial y que hay que hacer para modificar las tarifas, entonces le consultamos qué hizo, qué reuniones se llevaron a cabo y qué constancias hay para evitar el abuso que hoy sienten los colombianos”, acotó.

“Hay es desinformación, algunos le echan la culpa a la Alcaldía, otros al Concejo y los más atrevidos a la Gobernación, entonces lo que quiero es que se sepa la verdad. Quiero que sea la persona idónea quien le diga a los ibaguereños qué fue lo que pasó y buscar una solución”, agregó.

El debate

Después de cuatro horas de retraso por la inclusión del debate que definía el futuro del magistrado Gustavo malo, inició el debate de control político a Nieto Escalante. El primero en intervenir fue el representante Barreto, quien hizo énfasis en que es necesario conocer la verdad de lo sucedido y generar propuestas para el bien de la ciudadanía.

Barreto indicó que quedó en evidencia que Ibagué no cuenta con una política en materia de impuestos, la Administración no planificó sus actuaciones y que se requiere, a través de un proyecto de acuerdo, actualizar el estatuto de rentas del Municipio para bajar las tarifas.

Dentro de la presentación el congresista citó una serie de testimonios en los cuales se evidenciaron incrementos de hasta el 300%. Así mismo, le trasladó preguntas a Nieto que se basaban en la transparencia del convenio, las regulaciones de la Administración a dicho acto administrativo y la planificación de una posible crisis como evidentemente sucedió con el aumento del predial.

Por su parte, Nieto Escalante concluyó cinco puntos: que la actualización se hizo con el rigor técnico y jurídico que la ley nos exige, que el Concejo tomó una decisión equivocada al no acoger el resultado de la actualización, que la Administración hizo caso omiso a las advertencias de modificar las tarifas, que la Gobernación actuó en concordancia con la ley al enviar el acuerdo al Tribunal y que es necesario revisar el estatuto tributario.

El hoy senador electo dijo además que no hay coherencia cuando se busca defender a los más vulnerables y, al mismo tiempo, las tarifas para los sectores populares son tan altas.

“A la Alcaldía sugiero nuevamente que nos sentemos, le pongo a disposición un equipo técnico y hagamos un trabajo conjunto. En Ibagué qué ha venido sucediendo: el año anterior subieron las tarifas, para este año presentaron la actualización catastral, son dos cosas que no se deben hacer cuando hay planeación. Por ejemplo, Medellín tiene tarifas del cinco por mil para los estratos uno y dos, mientras que Ibagué tiene el 7.5. Entonces, dónde está el discurso que defiende a los más necesitados, es incoherente”, concluyó.

 

Tomado de Diario el Nuevo Día